NOMBRE CIENTÍFICO O LATINO: Riparia Riparia
NOMBRE COMÚN O VULGAR: Avión Zapador

DESCRIPCIÓN:

  • Familia:  Hirundinidae
  • Aspecto: Se trata del menor de nuestros aviones y golondrinas, aunque sólo es ligeramente más pequeño que el resto. Exhibe partes superiores de color pardo mate e inferiores blanquecinas, con límites netos entre ambas. Posee alas largas y apuntadas, que en vuelo destacan por su parte inferior y anterior más oscura. Tiene cola corta levemente ahorquillada, patas cortas sin emplumar, boca muy ancha, y pico corto, plano y negro. Resulta característica la ancha banda transversal de color pardo en el pecho. Ambos sexos son iguales. Los jóvenes, muy similares a los adultos, presentan la cabeza, el cuello y el bajo vientre teñidos de color cremarojizo, en tanto que las plumas del dorso y la cabeza muestran bordes pálidos. El avión zapador suele observarse en grupos, tanto en vuelo como posado en taludes y cables, y está más ligado al agua que otros aviones y golondrinas.
  • Tamaño: Mide 12 cm de longitud y 28 cm de envergadura.
  • Distribución: Tras la golondrina común, es el hirundínido más extendido. Como reproductor ocupa latitudes templadas, boreales y árticas de Eurasia y Norteamérica. Como invernante se localiza en Sudamérica, el África subsahariana y el sudeste asiático. Se reconocen cinco subespecies.
    En todas las épocas, la única subespecie presente en nuestro país es la esriparia. Cría en la Península y en Mallorca. Este pájaro abunda sobre todo en las cuencas del Duero y del alto Ebro, se vuelve más escaso en las cuencas del Tajo y del Guadiana, y su presencia es dispersa en el resto de la Península. En migración se observa en todo el territorio español, incluyendo las islas Canarias. Se conocen citas invernales en Andalucía, que probablemente correspondan a migrantes muy tempranos.
  • Migración: Las aves españolas invernan sobre todo en el Sahel. La migración es prolongada, con un acusado desfase entre el norte y el sur, y con abundante paso de aves del oeste de Europa. Los aviones zapadores regresan a España entre febrero —incluso enero— y abril, con máximo en marzo. Los machos de más edad son los primeros en volver. Abandonan la Península entre agosto y octubre, con máximo en septiembre. En primavera se quedan en nuestro país ejemplares nacidos en países del norte, donde por contra hay bastantes recuperaciones de aves ibéricas. Tras la reproducción forman dormideros, constituidos a veces por miles de individuos, y normalmente mixtos con golondrina. Los jóvenes ocupan los dormideros más tiempo y cambian de lugar con mayor frecuencia.
  • Hábitat: Para nidificar, el avión zapador requiere de taludes de arena o arcilla, un sustrato inestable que lo obliga a cambiar de lugar casi cada año. Se asienta en las riberas de cursos fluviales anchos y en graveras, que en algunas regiones constituyen prácticamente el único medio utilizado. A veces nidifica en muros de piedra, malecones de puertos y montones artificiales de arena. Aunque en España resulta más común en riberas de llanura por debajo de los 500 metros de altitud, cría desde el nivel del mar hasta los 1.650 metros. Los dormideros premigratorios suele instalarlos en vegetación palustre.
  • Nido: Nidifica en colonias de tamaño variable, con 50-200 nidos como promedio, aunque a veces constan de varios miles. El nido, iniciado por el macho y terminado en unos cinco días por ambos miembros de la pareja, consiste en un túnel de 50-100 centímetros, acabado en una cámara de cría. Suele construir nidos nuevos cada año, habitualmente en el tercio superior del talud y muy próximos entre sí.
  • Reproducción: El periodo de cría se extiende entre marzo-abril y agosto-septiembre. Efectúa dos puestas anuales.
    Aunque se trata de un ave monógama, es frecuente la paternidad fuera de la pareja. Pone cuatro o cinco huevos, de color blanco, que incuban ambos sexos durante unos 14 días. Los pollos, cebados con mucha frecuencia, asoman a la boca del nido con 15 días de edad y vuelan con unos 19-22 días.
  • Alimentación: La dieta se basa en insectos voladores de pequeño tamaño. Las piezas más consumidas son moscas, mosquitos, chinches, avispas, hormigas y efímeras. La técnica de captura consiste en persecuciones a baja altura, sobre todo cerca del agua, en solitario o en grupos pequeños, y cerca del nido.
  • Sonido: Emite frecuentes reclamos del tipo schrr o chirrrp, similares a los de otros aviones, aunque más ásperos. El canto es una secuencia de reclamos repetidos.