NOMBRE CIENTÍFICO O LATINO: Glareola Pratincola
NOMBRE COMÚN O VULGAR: Canastera Común

DESCRIPCIÓN:

  • Familia: Glareolidae
  • Aspecto: Esta ave limícola, un tanto atípica, se ha amoldado a una forma de vida mucho más aérea que otros componentes del grupo y ha desarrollado diversas adaptaciones relacionadas con la alimentación. Los adultos en plumaje nupcial muestran una coloración general ocrácea en las regiones dorsales, y blanca en las ventrales; la garganta, de tonos crema, aparece circundada por una estrecha línea negra, que se prolonga por la cara del ave a modo de bridas. Los adultos no reproductores tienen las bridas pálidas, unas estrías finas más oscuras en la garganta, el pecho moteado ligeramente de marrón más oscuro y las plumas de las partes superiores con márgenes claros. Los jóvenes poseen píleo y nuca estriados, exhiben partes inferiores blancas y jaspeadas de marrón en el pecho, y las plumas de su dorso presentan un aspecto escamoso. Cuando vuela, la canastera luce una silueta muy singular, en la que llama poderosamente la atención —además del blanco obispillo— una larga y ahorquillada cola, como la de una golondrina. Las alas, por su parte, son largas y apuntadas, sorprendentemente oscuras en su cara inferior.
  • Tamaño: Mide 24-28 cm de longitud y 60-70 cm de envergadura.
  • Distribución: Se distribuye por África tropical y el suroeste del Paleártico. La subespecie pratincola, que es la presente en nuestro territorio, cría en las cuencas de los mares Mediterráneo, Negro y Caspio, llegando hasta el este de Asia.
    En nuestro país solo se reproduce en territorio peninsular, donde existen varios núcleos de cría, entre los que destacan la depresión del Guadalquivir y otros enclaves de Andalucía, Extremadura, Castilla-La Mancha, Cataluña y la Comunidad Valenciana. En época de paso puede observarse también en Canarias y, de forma más escasa, en Baleares.
  • Migración: Durante los meses de marzo y abril, las canasteras —que son aves estivales en la Península— comienzan a llegar a nuestro territorio. A partir de julio, una vez terminada la reproducción, se dirigen hacia sus cuarteles de invernada en África, donde se reunirán con ejemplares procedentes de otras regiones.
  • Hábitat: La canastera habita siempre en zonas de clima templado o cálido, generalmente a escasa altitud. En estas áreas busca para instalarse tablas, marismas, orillas de embalses, isletas, saladares, lagunas y márgenes de ríos. En algunas zonas frecuenta arrozales y cultivos diversos, así como barbechos y herbazales húmedos.
  • Nido: Pequeña depresión en el suelo que normalmente no recibe aporte alguno y que se sitúa en lugares despejados y cercanos al agua, desde barbechos hasta pedregales, pasando por orillas y caminos.
  • Reproducción: La reproducción suele iniciarse en abril. La puesta contiene habitualmente tres huevos, de color crema y llamativamente marcados con manchas, motas y listas, que serán incubados durante 17-19 días. Al nacer, los pollos abandonan pronto el nido y son atendidos durante 25-30 días por los adultos. La canastera es un ave gregaria que emplea técnicas de defensa colectiva ante la irrupción de depredadores en la colonia de cría.
  • Alimentación: Su dieta se basa en pequeños insectos, como escarabajos, polillas, saltamontes, hormigas aladas, moscas y mosquitos, a los que captura en el aire con una técnica similar a la de las golondrinas. La táctica consiste en volar en grupo y perseguir a los invertebrados mediante un poderoso y acrobático vuelo, para finalmente atraparlos gracias a la sorprendente capacidad de apertura de su boca, rematada por un corto pico. Ocasionalmente también puede alimentarse en el suelo. Tiene hábitos crepusculares, por lo que suele cazar al anochecer y durante las primeras luces del día.
  • Sonido: En vuelo, la especie emite un kirrirrirrit-ki–kit-kit constante y rítmico, que se escucha incluso antes de observarla. Su llamada de alarma consiste en un krrriii agudo, que recuerda a la voz del charrancito. También suele proferir un kit más corto.