NOMBRE CIENTÍFICO O LATINO: Sylvia Communis
NOMBRE COMÚN O VULGAR: Curruca Zarcera

DESCRIPCIÓN:

  • Familia: Sylviidae
  • Aspecto: Curruca de mediano tamaño, de cola relativamente larga y con rectrices externas blancas. El macho presenta el dorso de color pardo, con la cabeza gris en plumaje de cría y parda durante el resto del año, las alas pardo-rojizas, la garganta blanca, y las partes inferiores blanquecinas y con tonos rosados. La hembra muestra tonalidades más apagadas, con la cabeza y el dorso más pardo, la garganta blanquecina y más apagada, y la zona ventral también blanquecina y sin los tonos ligeramente asalmonados del macho. Ambos sexos tienen las patas claras. Los adultos lucen un iris rojizo, que contrasta con un tenue anillo orbital claro.
  • Tamaño: Mide 14 cm de longitud y 18-23 cm de envergadura.
  • Distribución: Como reproductora presenta una distribución amplia y extensa por toda Europa y Asia occidental. También aparece de forma puntual en el norte de África, Oriente Medio y Oriente Próximo. Sus zonas de invernada se extienden al sur del Sáhara, desde Senegal hasta Etiopía, alcanzando Sudáfrica por el sur.
    En nuestro país se distribuye de manera continua por todo el tercio norte peninsular, con las mayores abundancias en el noroeste (occidente leonés, oriente gallego). De modo más puntual y disperso se localiza en los Pirineos, el Sistema Central, los Montes de Toledo y las sierras béticas y sub-béticas. Como especie reproductora se encuentra ausente de Baleares y Canarias.
  • Migración: Es un ave migrante transahariana de largo recorrido, con sus principales cuarteles de invernada al sur del Sáhara. En nuestro país resulta común durante los viajes migratorios. El paso prenupcial se extiende de marzo a junio, con picos a finales de abril, mientras que el pos nupcial transcurre entre agosto y principios de noviembre, con máximos a finales de septiembre. La Península Ibérica y las islas Baleares reciben currucas en migración procedentes del centro y el oeste de Europa.
  • Hábitat: En la Península muestra una marcada preferencia por enclaves frescos y húmedos del tercio norte o por áreas de montaña del sur. Aparece asociada a matorrales de sustitución de los bosques de quercíneas, a mosaicos de pastizales y setos arbustivos, orlas de arbustos en bordes forestales, matorrales de montaña y landas cantábricas con aulagas y brezos. Se distribuye desde el nivel del mar hasta los 2.050 metros de altitud (Sierra Nevada), con óptimos entre los 1.000 y 1.500 metros.
  • Nido: El nido, construido por el macho a baja altura en la espesura de un arbustillo o en una mata entre arbustos y herbazales, consiste en un pequeño cesto de ramitas y hojas, forrado de pelos, hojitas secas y plumas.
  • Reproducción: El periodo de cría se extiende de mayo a julio, y existe la posibilidad de que realice dos puestas anuales. La puesta consta de uno a siete huevos (habitualmente cuatro o cinco), de color blanco a verdoso, moteados de manera difusa. La incubación dura 11 o 12 días, y ambos sexos se alternan en los turnos. Los pollos, a los que también cuidan y alimentan sus dos padres, se hacen volanderos a los 10-12 días. Tras abandonar el nido, las crías permanecen otros 15-20 días al cuidado de sus progenitores, hasta que se independizan.
  • Alimentación: Se alimenta de todo tipo de invertebrados (principalmente escarabajos, hormigas, chinches, dípteros, etc.), aunque las bayas pueden constituir una parte importante de su dieta a finales de verano y en otoño.
  • Sonido: La curruca zarcera puede cantar tanto desde un posadero en un arbusto o arbolillo, como en vuelo. Su canto consta de una serie de estrofas breves y variadas, sucedidas rápidamente, y cuyo resultado es una melodía agradable que alterna algunos elementos agudos con otros más ásperos y graves. Emite un reclamo nasal y áspero.