NOMBRE CIENTÍFICO O LATINO: Sylvia Conspicillata
NOMBRE COMÚN O VULGAR: Curruca Tomillera

DESCRIPCIÓN:

  • Familia:  Sylviidae
  • Aspecto: Esta especie parece una versión en pequeño de la curruca zarcera, de la que se diferencia, además de por su menor tamaño, por tener las alas más rojizas y cortas, y la coloración de la cabeza más contrastada. Los machos presentan tonos rosados en las partes inferiores, dorso pardo grisáceo,
cabeza gris, garganta blanca y anillo ocular blanco. Las hembras son similares, aunque la cabeza exhibe tonos más pardo-rojizos. Los jóvenes lucen un patrón de color parecido a la hembra, pero de tonalidad más desvaída. De temperamento muy inquieto y nervioso, posee hábitos muy discretos y escondidizos, por lo que resulta difícil de observar mientras se mueve oculta entre la vegetación baja.
  • Tamaño: Mide 12-13 cm de longitud y 13-17 cm de envergadura.
  • Distribución: Cría en los países del entorno del Mediterráneo occidental, tanto en Europa (Portugal, España, Francia e Italia) como en el norte de África (Marruecos, Argelia y Túnez). Existen poblaciones aisladas en diversos archipiélagos atlánticos (Canarias, Cabo Verde, etc.), Oriente Próximo y Chipre. Se reconocen dos subespecies.
    En España, se distribuye ampliamente por la Península Ibérica, aunque de modo disperso y desigual, extendiéndose de forma más continua por el centro y este de Andalucía, los páramos del Sistema Ibérico y el valle del Ebro. En Canarias resulta frecuente en todas las islas, siendo especialmente abundante en las más orientales (Fuerteventura y Lanzarote). En las islas Baleares se trata de un ave más localizada y escasa. La subespecie orbitalis se encuentra en Canarias, mientras que conspicillata ocupa el resto del territorio español.
  • Migración: Se trata de una especie migradora parcial, con una amplia gama de movimientos. La mayoría de las poblaciones ibéricas se comportan como estivales, y en invierno se desplazan a áreas más térmicas del norte de África, aunque algunos individuos posiblemente alcancen el sur del Sáhara. En el sureste peninsular hay algunas poblaciones parcialmente migradoras, con una parte de la población residente. Las currucas tomilleras de Canarias son sedentarias, aunque los jóvenes pueden realizar desplazamientos dispersivos hasta las costas africanas. El paso prenupcial acontece entre marzo y mayo, con máximos a primeros de abril, y el posnupcial se detecta entre agosto y octubre, con máximos a principios de septiembre.
  • Hábitat: Vive en paisajes desarbolados y abiertos, secos, con arbustos dispersos y de escasa entidad, como tomillares, aulagares o brezales. También ocupa vegetación de saladar en bordes de marismas y lagunas salinas. Las densidades más elevadas se alcanzan en mosaicos de pastizalmatorral semiáridos y en formaciones de matorral bajo. Se encuentra desde el nivel del mar hasta los 1.800 metros de altitud en los páramos del Sistema Ibérico, o los 2.000 metros en Tenerife.
  • Nido: Macho y hembra participan en la construcción del nido, un pequeño cuenco de hojas y ramitas, que se localiza a baja altura entre la vegetación densa (habitualmente un pequeño matojo o una macolla de hierba).
  • Reproducción: El periodo de cría se extiende de marzo a julio, con posibilidad de realizar dos e incluso tres puestas anuales. La puesta consta de dos a cinco huevos, de color blanco o ligeramente verdoso, moteados en grado variable. La incubación dura 12 o 13 días y corre a cargo de ambos progenitores. Los pollos, a los que alimentan sus dos padres, son capaces de volar a los 11 o 12 días, aunque continúan recibiendo cuidados hasta las tres semanas de edad.
  • Alimentación: Se alimenta principalmente de invertebrados (hormigas, arañas, saltamontes, larvas de mariposas, etc.), aunque puede consumir frutos y semillas en primavera y otoño.
  • Sonido: La curruca tomillera tiene un canto de estrofas cortas y rápidas, de sonidos agudos y melodiosos, que terminan en unos acelerados gorjeos. El reclamo consiste en un prolongado y repetido trrr.