NOMBRE CIENTÍFICO O LATINO: Arenga Engleri
NOMBRE COMÚN O VULGAR: Arenga, Palmera de Formosa

DESCRIPCIÓN:

Arenga Engleri es una bonita palmera que pertenece a la familia de las Arecaceae (antes Palmaceae) y que tiene origen en Taiwan, Islas Ryukyu y Sur de Japón.
Crece en matas y produce abundantes renuevos en su base (multicaule), que raramente supera los 4 metros de altura, pudiéndose extender hasta los 5 metros de diámetro, cubiertos de fibras.

Las hojas son pinnadas, airosas, ligeramente curvadas, de dos a tres metros de longitud, de color verde oscuro en el haz y blanquecino en el envés, el cual está cubierto con escamas microscópicas. Los estípites son finos y están recubiertos de una red de fibras negruzcas procedentes de la base de los antiguos peciolos. Al igual que todas las Arenga, esta especie es monocárpica, es decir, que no florece (y por tanto no fructifica) más que al final de su vida.

A diferencia de los agaves o de algunas otras palmeras, no hay una gran inflorescencia terminal sino sólo una sucesión de inflorescencias laterales que aparecen a todo lo largo del tronco, de arriba hacia abajo. Estas inflorescencias se abren en flores anaranjadas muy decorativas que generan unos frutos globulosos de color amarillo anaranjado para pasar a negros en su madurez y de 1 a 2 cm de diámetro.

La pulpa de estos frutos, repleta de cristales de oxalato microscópicos en forma de aceradas agujas, es extremadamente urticante. Así pues, es necesario manipularlos con precaución, en especial cuando se intenta extraerles las semillas.

Los tallos viejos mueren tras la fructificación pero los hijuelos toman el relevo y garantizan la perennidad de la planta.