NOMBRE CIENTÍFICO O LATINO: Calindris Pugnax
NOMBRE COMÚN O VULGAR: Combatiente

DESCRIPCIÓN:

  • Familia: Scolopacidae
  • Aspecto: El combatiente es un ave limícola más bien grande, con el cuello largo, la cabeza pequeña, el pico relativamente corto y las patas no demasiado largas. El macho en plumaje nupcial presenta un aspecto absolutamente inconfundible, ya que se adorna con una gola de plumas y unos penachos cefálicos de coloración variable — blancos, negruzcos, rayados, vermiculados— según el individuo; además, adquiere en esa época unas características rugosidades faciales. La hembra en plumaje nupcial nunca presenta golas ni orejas, si bien las plumas de sus partes superiores muestran dibujos variados; el pecho y los flancos suelen estar moteados de marrón oscuro y su vientre es claro. Los adultos no reproductores presentan un tono gris oscuro, algo más claro en los flancos y el vientre —que es blanquecino—, mientras que los juveniles tienen las plumas de las partes superiores muy bien delimitadas por bordes ante y blanco; la cabeza, el cuello y el pecho son de tonos ante, y las partes inferiores, blancas.
  • Tamaño: Mide 23-30 cm de longitud y 48-60 cm de envergadura.
  • Distribución: Se trata de una especie de distribución paleártica, que cría desde la Europa atlántica septentrional hasta el noreste de Asia. No se reconocen subespecies.
    En nuestro país está presente tanto en la costa como en el interior, pero apenas se muestra en la cornisa cantábrica y en Galicia. La población invernante —que procede de Europa occidental— se concentra mucho y aparece sobre todo en Doñana y su entorno, donde se agrupa aproximadamente el 60% de los individuos.
  • Migración: El combatiente es un ave migradora que pasa el invierno en África, aunque algunos ejemplares se asientan durante la estación desfavorable en áreas apropiadas del sur de Europa. El paso migratorio pos nupcial tiene lugar en agosto por la costa mediterránea y el prenupcial en marzo y abril. En determinadas localidades del interior se detecta un cierto flujo migratorio, que resulta más escaso a lo largo de las costas del Cantábrico y por el estrecho de Gibraltar.
  • Hábitat: Esta limícola se reproduce en zonas árticas y subárticas, pues prefiere climas fríos, aunque no extremadamente húmedos o ventosos. Fuera de la época de cría necesita cierta proximidad entre las áreas de alimentación y descanso, aunque puede realizar desplazamientos de hasta 20 kilómetros entre unas y otras. Prefiere orillas fangosas de lagos, charcas, estanques, ríos y otras masas de agua, así como marismas o parajes inundados, pero no suele frecuentar las zonas mareales.
  • Nido: El nido se sitúa en el suelo, oculto entre la vegetación, y consiste en una pequeña depresión forrada con hierba, hojas y tallos.
  • Reproducción: El ciclo reproductor del combatiente abarca unos 50 días, de los que 20-23 están dedicados a la incubación y el resto se invierten en el desarrollo de los pollos, que son muy precoces y pueden desplazarse al poco de nacer. La reproducción suele iniciarse a finales de abril con llamativos enfrentamientos entre los machos y se completa a finales de agosto.. Estas aves suelen criar en solitario, aunque no es raro que varias hembras aniden bastante próximas entre sí en las inmediaciones de los lugares donde acontecen los despliegues nupciales de los machos. La puesta suele ser de cuatro huevos de color verdoso y suavemente moteado, que son empollados por la hembra.
  • Alimentación: Basa su dieta en invertebrados, sobre todo insectos y sus larvas, aunque fuera de la estación reproductora la materia vegetal es también importante para la especie. Suele vadear en aguas poco profundas y sondear con su pico en el sedimento, si bien también recoge insectos de la superficie y sobre la vegetación.
  • Sonido: Es un ave muy silenciosa, que apenas emite unos pocos sonidos de baja intensidad.