NOMBRE CIENTÍFICO: Ficedula Hypoleuca
NOMBRE COMÚN O VULGAR: Papamoscas Cerrojillo

DESCRIPCIÓN:

  • Familia: Muscicapidae
  • Aspecto: Es un paseriforme de pequeño tamaño, cuerpo compacto, cabeza ancha y pico fino. Fuera de la época de reproducción no hay diferencias entre los sexos en lo que al plumaje se refiere, ya que ambos lo poseen de color pardo claro por el dorso y blanco ocre en las partes inferiores. Los ojos, las patas y el pico son negros. En primavera, los machos adquieren un plumaje nupcial negro o marrón muy oscuro en las partes superiores, con una llamativa mancha blanca en la frente y un extenso panel blanco en las alas. Las partes inferiores se aclaran hasta adquirir un color blanco puro. A menudo queda algún resto de plumaje pardo en la cabeza o en las coberteras del hombro. Los jóvenes recién salidos del nido, por su parte, presentan un plumaje, en general, muy moteado de marrón claro y pardo, con aspecto escamoso.
  • Tamaño: Mide 12-13 cm de longitud y 21.5-24 cm de envergadura.
  • Distribución: La especie se reparte de modo uniforme por el norte y centro de Europa y la mitad occidental de Asia. En la región mediterránea y sur de Asia, sin embargo, aparece de forma fragmentaria, pues se restringe a las regiones montañosas. Se han descrito varias subespecies.
    En España se circunscribe a las principales cadenas montañosas, como el Sistema Ibérico, el Sistema Central, la Cordillera Cantábrica, Sierra Nevada, Sierra Morena, algunas áreas de Levante y puntos concretos de los Pirineos y el Prepirineo. En la Península aparece la subespecie iberiae. Falta en ambos archipiélagos, Ceuta y Melilla.
  • Migración: Se trata de una especie migradora transahariana en toda su distribución euroasiática. La invernada tiene lugar en regiones tropicales del continente africano.
  • Hábitat: Ocupa, preferentemente, masas boscosas maduras y densas, sobre todo robledales, pinares de pino silvestre y, en menor medida, encinares cerrados. Por lo general, habita entre los 1.000 y los 1.500 metros de altitud para criar, aunque excepcionalmente puede superar los 1.900 metros. Durante el paso migratorio —época en la que se hace muy visible— puede aparecer en una gran variedad de hábitats, desde los bosques más cerrados hasta parques y jardines.
  • Nido: Construcción sencilla dentro del hueco de un árbol o en una caja nido. Los materiales aportados son diversos, como cortezas de jara o pino y hierba seca.
  • Reproducción: Su periodo reproductor comienza a finales de abril o principios de mayo con la selección del territorio por parte de los machos, que llegan antes que las hembras a las áreas de cría. Una vez formada la pareja, la hembra confeccionará el nido. En la segunda quincena de mayo, se realiza la puesta, que consta de tres a siete huevos de color azul pálido que la hembra se encarga de incubar durante 12-14 días. Los pollos son, sin embargo, alimentados por ambos progenitores de manera equitativa durante 13-17 días. Tras abandonar el nido, los jóvenes papamoscas son todavía cebados durante algún tiempo más por sus padres, hasta que alcanzan la independencia.
Con cierta frecuencia se producen relaciones poligámicas en esta especie.
  • Alimentación: Su dieta se compone de insectos voladores que captura en el aire o lanzándose desde un posadero, gracias a su gran capacidad de maniobra en vuelo. Ocasionalmente, también ingiere pequeños insectos que toma de las hojas de los árboles.
  • Sonido: La voz de alarma consiste en un repetido y nervioso pik, pik, pik, corto y metálico. El canto del macho es un trino rítmico, algo gorjeante, con repentinos cambios de tono tras una secuencia disilábica.